El café, esos granos poderosos

    

El café es una bebida que se obtiene a partir del contacto de agua caliente con los granos tostados de la planta de café (coffea de la familia Rubiaceae conocida como cafeto). A pesar de que comercialmente es la bebida número uno del mundo se estima que un tercio de la población mundial la consume (la mitad de la población mundial es consumidora de té).

Su popularidad se debe basicamente a su efecto vigorizante, tonificante y estimulante, consecuencia de la presencia de la cafeína en aproximadamente un 0.75% al 1.5% del peso. La cafeína actua en este caso como estimulante y diurético actuando sobre el sistema nervioso central, corazón, venas, arterias y riñones.

ORIGEN
La leyenda atribuye el descubrimiento del café a un pastor de cabras llamado Kaldi, que allá por el año 800 vivía en la región del cuerno de Africa, lo que hoy conocemos como Etiopía. Un día, Kaldi observó azorado cómo sus cabras estaban más activas que de costumbre, luego de comer unos pequeños frutos rojos de unos arbustos. Llevado por la curiosidad, el pastor decidió probar él mismo ese extraño grano y comprobó que sus energías se renovaban.

El "milagroso" efecto de esta planta llegó pronto a los oídos de los monjes del lugar, quienes secaron los granos para poder transportarlos con facilidad de un monasterio a otro. Luego los pusieron en agua, comieron la fruta y bebieron el líquido, lo que les permitió permanecer despiertos más tiempo para rezar sus oraciones. Oriente no tardó en adoptar la costumbre africana, y no tardaron en descubrir que el tueste del grano conservaba sus propiedades, mejoraba su sabor y le daba un buen aroma. A esa bebida la denominaron “kawah”, que significa fuerza y vigor.

Lejos de la leyenda, la historia cuenta que las tribus africanas conocían el café desde tiempos remotos, molían los granos y producían una pasta para alimentar a los animales. Esta pasta también era ingerida para darle valor a los guerreros antes de los combates. Tomados como esclavos, estos hombres fueron llevados hacia la península arábiga, y el extraño alimento que ingerían fue conocido por los árabes.

DESEMBARCO EN EUROPA

Luego de hacerse famoso en el mundo árabe, el café llegó a Europa en 1615, de la mano de los venecianos para la misma época que el chocolate y el té. Se completó así la trilogía de bebidas calientes en el Viejo Continente: el chocolate había llegado desde América en 1528 y el té pisó suelo europeo en 1610.

Venecia fue, en 1683, la primera ciudad europea que abrió un café, seguida luego en 1720 por el Caffe Florian, en la Piazza San Marco, que aún está abierto. Las casas de café se propagaron por toda Europa y en el siglo XVIII se convirtieron en centros de intelectualidad e intercambio de ideas.

Sin embargo, las primeras casas de café se remontan a la ciudad árabe de La Meca, llamadas Kaveh Kanes, y la bebida se hizo popular mientras se jugaba al ajedrez, se intercambiaban rumores y se disfrutaba de la música.

Algunos líderes católicos trataron de prohibirlo por considerarlo "poción de infieles", pero el papa Clemente VII le dio su bendición, calificándolo como una bebida cristiana.

LA LLEGADA A AMÉRICA

Gabriel Mathieu de Clieu era un oficial de la armada francesa que servía en la isla de Martinica. De licencia en París, Mathieu adquirió una planta de café y la guardó en una pequeña caja de vidrio para transportarla a América.

Mathieu soportó todo tipo de inconvenientes pero logró su objetivo, llevar la planta de café al Nuevo Continente.

Según el diario del oficial francés, el viaje no fue sencillo: piratas de Túnez intentaron atacar el barco, una violenta tormenta entorpeció la navegación y durante una pelea con otro pasajero la planta perdió una de sus ramas. Para colmo de males, hubo racionamiento de agua potable a bordo, pero el bueno de Gabriel compartió su ración con su pequeño "cargamento".

Así, en 1722 se cultivaron los primeros ejemplares de cafeto en Martinica, isla perteneciente a las Pequeñas Antillas Francesas. En 1777, entre 18 y 19 millones de árboles de café habían crecido en Martinica.

Después de Martinica, el nuevo cultivo llegó a la colonia holandesa de Surinam, luego a la Guyana francesa a Brasil y Colombia. Los ingleses lo introdujeron en Jamaica, donde actualmente crece uno los tipos más caros y famosos.

Cuando a mediados del siglo XIX una extraña enfermedad afectó a los cultivos en los campos del sudeste asiático, Brasil emergió como el principal productor del mundo, una posición que ostenta hasta hoy.

EL CAFETO

La planta del café es el cafeto. Sus hojas permanecen verdes durante todas las estaciones y sus flores son blancas con un aroma que evoca al jazmín. Los frutos son bayas ovaladas de color verde oscuro que se vuelven rojas al madurar.

Existen 60 especies de cafeto. No obstante, el 99% de la producción mundial proviene de sólo 2 variedades: la Arábica (69%), de origen centroamericano, y la Robusta (30%), de origen africano.

El café crece bien en las islas de Java y Sumatra, y en Arabia, India, África, Antillas y América Central y del Sur, resultando esta última, con sus cultivos de arábica, quien produce aproximadamente las dos terceras partes de todo el café consumido en el mundo.

Es el producto básico de exportación para los países centroamericanos. Las plantaciones de café ocupan altitudes comprendidas entre el nivel del mar y el límite de las nieves perpetuas tropicales, que se encuentra a unos 1.800 m. Los tipos canephora y libérica crecen mejor por debajo de los 900 m; las de tipo arabica prefieren altitudes superiores.

El producto final es siempre el llamado café verde, que se selecciona a mano o a máquina para eliminar las semillas defectuosas y la materia extraña, y se clasifica en función del tamaño.

Actualmente Italia se sitúa a la cabeza en cuanto a las actividades de importación y exportación de café y algunos de los tostadores de café más importantes y apreciados del mundo son italianos. Los

NUTRICIÓN

Recientes investigaciones científicas aseguran que su consumo moderado puede traer beneficios para la salud. De hecho, algunos de sus componentes son generadores de ciertos efectos positivos sobre nuestro cuerpo. Este es el caso de la cafeína, que interviene en el estado de alerta.

El café contribuye al bienestar general porque, entre otras bondades, aumenta el estado de alerta y estimula el rendimiento mental.
Una taza de café solo (sin azúcar, ni leche) tiene un contenido bajo de macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas) y de calorías; contiene entre 2 y 5 kcal.
Aporta potasio que es el encargado de regular el equilibrio de agua en nuestro cuerpo, la correcta contracción muscular y la función cardíaca.
Rico en antioxidantes, una taza de 200 ml aporta entre 200 y 500 mg. Los principales antioxidantes del café son los compuestos fenólicos y su cantidad varía según el tipo de grano de café, el proceso de tostado y el modo de preparación.

NOTA

Mucha gente cree que el sabor y el aroma están en la cafeína pero no es así. El café tiene un 12% de cafeína (menos que el té) y el sabor se lo dan los azucares y aceites naturales de cada grano. El término exacto para descafeinado debería ser cafeína reducida, porque se puede sacar el 99% de ella.

Sugerencias para disfrutar el café:
- Preparar el café con agua mineral a temperatura entre 85 y 96 grados, si hierve esperar a que se enfríe.

- Si pueden, utilicen un molinillo de mano para preparar un café con los granos recién molidos. Se calcula aproximadamente 20 g por cada taza a servir.

- Un buen esspresso se puede juzgar por el color ligeramente caramelo de la espuma en su superficie.

- No hervir jamas el café.

- Si tiene que recalentarlo, hacerlo a baño María.

- Nunca servir en vasos de plástico o metal, ya que estos alteran el sabor original.

- Utilizar tazas chicas de loza, porcelana, vidrio o barro. Es mejor tomar una segunda taza que una grande y fría.

- El compañero ideal: chocolate amargo, realza el sabor de la bebida.

 

OTRAS RECETAS

  • Pollo picante
  • Aderezo al café
  • Biscotti de café y chocolate
  • Tiramisú
  • Tiramisú II
  • Tiramisú III
  • Tiramisú IV
  • Tiramisú V
  • Tiramisú sin huevos
  • Tiramisú express
  • Tiramisú con salsa de café
  • Crema de café con chocolate
  • Rosquitas de café
  • Mousse de café
  • Masitas de nuez
  • Licor de café al whisky (falso Bailey's)
  • Café irlandés
  • Sopa de chocolate y café
  • Licor de café al whisky (falso Bailey's)
  • Café Sua Da
  • Café helado con canela
  • Postre light de café
  • Copa helada light de café

  • Si quiere enviarnos sus propias recetas, las recibiremos con gusto

    gastronomia@montevideo.com.uy

    Más recetas de Especiales